Oiga, ¿cuánto cuesta un estudio de mercado?

La mayor parte de las llamadas que recibo plantean esta duda de este modo, en la primera fase de la conversación. Cuando pido algún dato más que me ayude a responder o a reconducir la conversación la persona al otro lado de la linea dice que solo quiere saber eso: ¿cuánto vale un estudio de mercado?

Entonces, yo le digo que es es como si uno entra en una pastelería y pregunta cuánto cuesta un pastel. Seguramente le responderán que tienen dulces, bombones y tartas de muy diversos precios y características. Es posible que hasta preparen pasteles para bodas con 300 invitados y, ante la indecisión de quien pregunta, traten de encajarle uno.

Incluso, si el cliente de esta pastelería fuese intolerante al gluten o diabético, también sería un aspecto esencial a referir en el momento de solicitar el precio.

Como yo lo veo un estudio de mercado proporciona información sobre la que apoyar las decisiones que se toman en cualquier empresa; cualquier tipo de decisiones. Al igual que cualquier otro tipo de investigación, en cualquier ámbito de conocimiento, parte de unos objetivos, que en este caso debe establecer el cliente o clienta. Todas las demás acciones que se emprendan para llevar a cabo el estudio irán en función de los objetivos planteados por quien contrata el servicio. Quien investiga puede ayudar a quien contrata a precisar sus objetivos iniciales, pero no puede sustituir su iniciativa en ningún caso.

En un estudio de mercado se puede brindar información relativa a la clientela, a la competencia, a empresas proveedoras, al entorno legal, etc., analizando factores demográficos, sociales, políticos, estilos de vida, etc. a través de análisis documental, análisis de datos secundarios, encuestas, entrevistas abiertas, grupos de discusión y otras técnicas. Pero todos los estudios no requieren que se mire todo y se usen todas las técnicas. Cada estudio de mercado requiere mirar con más atención determinados aspectos y, por lo tanto, el uso de unos recursos y herramientas específicas. De tal modo, cada estudio de mercado conlleva un volumen y una naturaleza de los trabajos a realizar, lo cual influirá siempre en el presupuesto.

Por todo ello resulta muy complicado, sino imposible, responder con certeza a esta pregunta con tan frecuentemente plantean clientes potenciales. Quizá convendría emprender algún tipo de iniciativa pedagógica dirigida a concienciar a quienes emprenden, y fundamentalmente a las PYMES, de qué significa realizar un estudio de mercado, más aún en esta época de tanta competitividad y riesgo, en la que muchos de ellos deciden acercarse por primera vez a una empresa de estudios de mercado.